Agurrak

Tras la clausura de la exposición THE END seguimos obstinados en pensar el tiempo y de pensar a tiempo desde una perspectiva ecologista. Agurrak se plantea como un espacio de intervención -conciertos, conferencias, paseos- con el que se pretende abrir un debate público sobre cuestiones recogidas en la muestra colectiva que se pudo ver recientemente en la Fundación Cristina Enea.


Monte del Castillo, Puente Viesgo (Cantabria).


“No logro ver naturalidad en la naturaleza”. Pier Paolo Pasolini

La actual crisis ecológica, bien sea a través de la continua pérdida de biodiversidad o por las consecuencias sociales derivadas del agotamiento de los recursos, ha puesto de relieve la importancia que tiene el hecho de entender que somos seres interdependientes, que no existen por sí mismos y cuya relativa autonomía debe entenderse siempre como un proceso en construcción.

Desde los albores del Renacimiento la centralidad del ser humano ha sido puesta en tela de juicio. Con Nicolas Copernico y su revolución científica tuvimos que despedirnos de la idea de estar situados en el centro del universo. Darwin negó que como especie “elegida” tuviésemos un origen excepcional ajeno al de la evolución del resto de la biosfera natural. Más tarde Karl Marx apuntaba hacia la existencia de conflictos sociales que determinaban la condición y el desarrollo del individuo libre. Y fue Freud quien llegó a asegurar -en un último socavamiento del orgullo humano que viene de la mano del psicoanálisis- que el ser humano no es dueño y señor ni en su propia casa.

Pero en este devenir el pensamiento ecologista supone un giro inesperado. La conciencia de los limites físicos de la tierra y los desperfectos ocasionados por una supuesta lógica abstracta, que ha terminado por reducir a la totalidad del planeta a un recurso a explotar, ponen en cuestión nuestra existencia como sujetos alejados y separados de las cosas. Y el hecho de asumir que nuestros cuerpos -nuestra materialidad- comparte con el resto de las cosas la fragilidad, el desgaste a través del uso y la necesidad de cuidado, nos obliga a elegir entre dos opciones claras: tratar de organizar la coexistencia con el resto de las cosas o esperar que sea el mercado el que lo haga. En este sentido resulta curioso de que si bien disponemos de un amplio imaginario en relación al fin del planeta, el mero hecho de intentar fantasear con un desenlace del sistema económico capitalista parece exigir un esfuerzo fuera de lo común.

Agurrak no sólo trata de decir adiós a ideas erróneas, es también un espacio donde evaluar las visiones del mundo, los modos de habitar que hemos perdido en el camino y que, sin embargo, parecen tener una capacidad de transformación todavía intacta. Un adiós planteado en el transcurrir de la historia a través del mencionado descentramiento del espacio simbólico humano y que, finalmente, deberá ser asumido como una posibilidad para reformular el sentido de la responsabilidad hacia nosotros mismos (lo propio y lo impropio), el mundo y los otros.



PRIMER ACTO
30 de septiembre domingo. 12.00 AM.

Agur THE END. Cuarteto de cuerda AJAGO

El cuarteto Ajago nos deleitará con piezas de Bedrich Smetana y Dimitri Shostakovitch.


SEGUNDO ACTO
16 de octubre, martes, a las 19.00

ADIÓS AL CAMPO

En los bajos de la Antigua Biblioteca Municipal.


TERCER ACTO
3 de noviembre, sábado, a las 12.00

ADIORIK EZ

En el Centro de Recursos Medioambientales de Cristina Enea.


CUARTO ACTO
13 de noviembre, martes, a las 19.00

ADIÓS A LAS COSAS

En los bajos de la Antigua Biblioteca Muncipal.


QUINTO ACTO
11 de diciembre, martes, a las 19.00

AGUR EMAKUMEARI

En los bajos de la Antigua Biblioteca Muncipal.


SEXTO ACTO
20 de diceimbre, jueves, a las 19.00

ADIÓS AL MUNDO

En la Librería Kaxilda.



 Descargar el folleto del programa
pie